Este blog no existe

Inicio » Posts tagged 'Verdad'

Tag Archives: Verdad

Hume y el problema de la inducción

Recapitulando, así pues, los razonamientos de esta sección: toda idea está copiada de alguna impresión o sentimiento que la precede, y allí donde no podamos hallar ninguna impresión, podemos tener la certeza de que no existirá ninguna idea. En todos los casos particulares de la operación de cuerpos o mentes, no existe nada que produzca ninguna impresión, por lo que consecuentemente no puede sugerir ninguna idea de poder o conexión necesaria. Sin embargo, cuando aparecen muchos casos uniformes y el mismo objeto es siempre seguido por el mismo evento, entonces empezamos a tener la noción de causa y conexión. Entonces sentimos una nueva emoción o impresión, a saber, una conexión, por costumbre, en el pensamiento o la imaginación, entre un objeto y su habitual seguimiento; y esta emoción es el original de aquella idea que estamos buscando. Pues como esta idea surge de una serie de casos similares, y no de ningún caso único, debe surgir de esa circunstancia en la que la serie de casos difieren de todo caso individual. Pero esta conexión de la costumbre o transición de la imaginación es la única circunstancia en que difieren. En todo particular restante son similares.

David Hume, Investigación sobre el entendimiento humano

David Hume plantea en este texto el problema fundamental del conocimiento empírico, de la ciencia: ¿Si solo tengo acceso a un número finito de casos, cómo es posible generalizar esa percepciones particulares elaborando una ley universal?

Este problema, el problema de la inducción, cobra formas diversas, como el de las esmeraldas verdules, pero al final se reduce a lo que señala Hume: lo que nos permite establecer leyes universales acerca de los hechos no es un a su vez hecho, sino una interpretación, un añadido de nuestra razón. Este problema tratará de resolverlo el idealismo trascendental kantiano, estableciendo que conocer algo siempre es conformarlo a al sujeto que conoce. A su vez, el falsacionismo de Popper trata de paliar el problema de la inducción aduciendo que toda teoría científica posee mayor o menor grado de verosimilitud, y no de verdad.

Conocer implica por una parte una descripción adecuada y coherente de la realidad, y por otra despejar las leyes que permiten predecir acontecimiento futuros. Pero toda ley establece una relación de causa y efecto entre dos hechos mediante un contrafáctico de tal forma que si se da la causa, no puede no darse el efecto. Así toda ley establece una conexión necesaria (no contingente, no podría no cumplirse) entre dos hechos, pero dicha conexión no es ella misma un hecho sino, como señala Hume, una esperanza generada en nuestra mente basada en la costumbre por todas nuestras experiencias anteriores. ¿Hecha la ley hecha la trampa?